17

nuevos articulos

jueves, 24 marzo 2016
Publicado por

VIÑA VIK, THE BEST SPOT

A tan solo dos horas y media de Santiago, en el corazón del valle de Colchagua, se encuentra este refugio, el que ha sido visitado por personajes de la talla de Rihanna y Keanu Reeves, entre otros. ¿Por qué lo eligen? Porque es una joya oculta donde se puede disfrutar de una privacidad sin límites y donde se puede encontrar uno de los mejores vinos de nuestro país y del mundo.

Por: MARÍA JOSÉ MORA D. / Producción: CARMEN DUSSAILLANT H. / Fotos: MATÍAS BONIZZONI S.

Muchas veces el lujo se asocia de inmediato a sitios donde todo está estructurado, reina el color oro y el mármol es el protagonista, pero la verdad es que la sofisticación está lejos de ser algo predecible, y eso es lo que nos muestra Viña Vik. Este lugar partió como un sueño, un proyecto de Alexander y Carrie Vik, quienes a mediados de los años 90 comenzaron a buscar terrenos donde crear un vino único y de la más alta calidad. Finalmente, después de mucho buscar y de la mano de Patrick Valette –gerente general y winemaker de Viña Vik–, se decidieron por nuestro país, específicamente por un fundo de 4.400 hectáreas ubicado en la comuna de Millahue.

_BS_3000

El año 2009 hicieron su primer vino y el resultado fue sorprendente, por lo que comenzaron a pensar en grande. “No queríamos construir nada sin saber cómo iba a resultar nuestro vino, estábamos dispuestos a no hacer nada si no había calidad. Al ver que había un gran potencial, le expliqué a Alexander Vik que todas las grandes viñas internacionales tenían una casa donde recibir a sus invitados y fue ahí cuando nació la idea del hotel, el que en un principio partió con 12 habitaciones y luego terminó en 22”, cuenta Patrick Valette, gerente general de Viña Vik. Sus habitaciones son realmente un sueño, cada una diferente e impactante. “Toda la decoración estuvo a cargo de Carrie Vik, quien quiso plasmar en cada rincón el amor que ella y Alexander sienten por el arte”, cuenta Valette. Por eso mismo hay varias piezas que están hechas en un cien por ciento por artistas locales como Álvaro Gabler y Sebastián Valenzuela. La idea es que cada huésped pueda elegir su pieza favorita y así tener una experiencia única; las hay con temáticas tan disímiles como Hollywood, Azulejo, Fornasetti, Chile, Redondo, Grafitti, entre otras. Todas tienen impactantes vistas y una privacidad a toda prueba, ya que está prohibido pasearse por fuera de estas. Es una de las razones que hacen que muchas personalidades del mundo de los negocios, el espectáculo y la política elijan al Hotel Vik como un lugar donde poder retirarse y descansar. “La idea es que las piezas, a pesar de no tener terraza, tuvieran un contacto directo con la naturaleza, por eso mismo no hemos querido hacer jardines. Se prefirió dejar la naturaleza, tal cual estaba, en estado salvaje. Los únicos jardines que se han hecho es el central y el que está abajo en el spa, que es un jardín de concepto zen, hecho para ser contemplado y no transitado. Se inspiró en los jardines que nacieron después de la Segunda Guerra Mundial, ya que, cuando Alemania fue bombardeada, los adoquines explotaron, los escombros quedaron ahí, pero la naturaleza encontró su camino y volvió a crecer entremedio de esos restos, sin un patrón. No hay una estructura, es un concepto muy bonito”, asegura Patrick.

_BS_2975

Si bien es un espacio ideal para disfrutar de la tranquilidad del campo, también hay actividades que se pueden realizar. Cabalgatas, trekking, mountain bike y, por supuesto, cata de vinos. Esta última es una experiencia que nadie se puede perder y que lleva a los huéspedes y también a los visitantes espontáneos a introducirse al mundo del vino, conociendo primero la preciosa y moderna bodega, proyectada por el talentoso arquitecto chileno Smiljan Radic, para luego sentarse junto a un experto de la viña quien explicará todo el proceso de producción del vino y, por supuesto, los visitantes probarán las distintas cepas y los distintos ensamblajes que han hecho de Viña Vik una de las viñas boutique más famosas de Chile y el mundo. Porque no hay que olvidar que este hotel tiene alma de vino y todo gira en torno a él. Por eso, el restaurante ofrece un menú que incluye siempre vino de la casa, el que acompaña los diversos platos que nos ofrece cada día el chef. Por otro lado, el vino también está presente en algunos tratamientos del spa y en todos los productos de baño, los que están hechos especialmente para el hotel en base a uva. Todos estos detalles y un servicio de primera calidad son los que hacen de este lugar un real sueño, el que capta cada día más fans que buscan escapar de la rutina y el estrés. 

Leer articulo completo