17

nuevos articulos

Martes, 24 Marzo 2015
Publicado por

“SOY DEVOTA DE LA DISCRECIÓN Y EL BAJO PERFIL”

Su estilo está basado en la sinceridad de la simplicidad, “hago un culto del ser y parecer en sintonía. No me gustan las construcciones ficticias ni tampoco la ostentación y los excesos”, dice la reconocida diseñadora argentina Evangelina Bomparola, quien estuvo en nuestro país presentando su nueva colección. primavera-verano 2015.

Por Mercedes Molina Fotos Candelaria Gil

Estupenda, encantadora, sobria y súper elegante, incluso cuando viste pitillos y ballerinas, es Evangelina Bomparola, la diseñadora argentina que, desde hace más de 12 años, es uno de los grandes referentes del mundo de la moda bonaerense. Su vida ha sido bastante dinámica. Estudió Periodismo en la Universidad Católica Argentina e Historia en la UBA, trabajó como productora de modas y periodista, y estuvo a la cabeza de las comunicaciones de Hermès Argentina. En el año 2002 decidió lanzar su propia marca, “siempre digo que mi intuición es mi guía, en mi tenacidad está el poder de lograr lo que quiero y en la curiosidad el impulso por saber, conocer y querer aprender”.

Sus clientas, cuenta, “son mujeres fabulosas, mundanas, con mucha vida social y una personalidad muy fuerte. Saben lo que quieren, y aprecian por sobre todo la exclusividad, la discreción, la calidad y la sofisticación. No me gusta dar sus nombres, ellas son quienes deciden si dan a conocer el mío”.

Comenzó a relacionarse con el mundo de la moda cuando era apenas una niña. “Mi abuela era modista, modelista, bordadora y tejedora. Ella era la enciclopedia del ‘hacer moda’. Además, tenía muy buen gusto y hacía de la buena costura un homenaje permanente. Mi infancia estuvo impregnada de esto y ella me enseñó todo lo que sé, jugando, escuchando música y acompañándonos con nuestros silencios internos, mientras mi imaginación volaba. Así era la casa de mis abuelos: buena comida, música siempre y la costura o el tejido esperando en el living”. Casada hace 15 años con Juan Pons –actual vicepresidente de una compañía internacional de indumentaria–, tienen dos hijos: Beltrán de 13 años y Esmeralda de 9. Su boutique está ubicada en plena Avenida Alvear, en Recoleta, a media cuadra del Hotel Alvear y al lado de Hermès. “Mi tienda es ‘mi lugar’ para mis clientas y para quien quiera conocernos. Damos servicio y atención personalizada junto con mi equipo de trabajo. Aquí no puede faltar la buena música, el buen café y la disponibilidad de todo un equipo listo para resolver cualquier inconveniente. Contamos con nuestra colección de temporada, una línea de vestidos de noche y otra de novias y, este año agregamos una línea de objetos para la casa en alianza con George Home Couture”.

 

02 03 04

 

“EN CADA COLECCIÓN HAY HISTORIAS ATRAPADAS ENTRE METÁFORAS”

¿En qué se inspira cuando diseña?

Mi curiosidad me mantiene alerta, sin buscar aparecen siempre nuevos caminos para descubrir. Puede ser la música, la danza, el arte en todas sus expresiones. La calle de una ciudad del mundo, un libro. Mi sensibilidad hace que ese algo que me llamó la atención, dispare imágenes dentro de contextos determinados. Es por eso que en cada colección hay una historia atrapada entre metáforas.

¿Qué dicen sus diseños?

Cuando hablo de mi trabajo, no puedo dejar de lado la pasión. Cada colección es entrañable y habla de un momento personal dentro de un contexto determinado. Esto queda reflejado en el trabajo fotográfico que hacemos junto con Candelaria Gil, en cada temporada. Mis diseños hablan de una temporalidad atemporal, de una moldería que busca realzar las fortalezas de la feminidad, de la calidad de los mejores materiales que hay en el mercado, de una factura impecable y del acabado artesanal que le da una impronta exclusiva.

¿En qué se inspiró para crear su última colección primaveraverano 2015, llamada Ruptura?

Tiene que ver con el final de una etapa muy oscura interna. Es romper con todos los monstruos internos, dejar la pesadilla y reconquistar un mundo de sueños. Si ve las imágenes de Campana, se dará cuenta de que nuestra heroína esta vez dejó las pesadillas y se entregó a una vida de sueños, de colores vibrantes y formas ondulantes. Ya nada es rígido ni terminante. Nada está determinado porque flotan en el azar del espacio y el tiempo.

 

“NO ME GUSTAN LAS OSTENTACIONES NI LOS EXCESOS”

¿Cómo me definiría su estilo de vestir?

Mi estilo está basado en la sinceridad de la simplicidad. Me gusta la gente sin atajos ni laberintos. Hago un culto del ser y parecer en sintonía, no me gustan las construcciones ficticias. Por eso me gustan los materiales nobles como la seda, la lana, la baby alpaca y el cashmere. Entiendo y vivo la moda como una forma de comunicar o de expresar. No me gusta la ostentación ni los excesos. Soy devota de la discreción y del bajo perfil.

¿Por ahí leí que es una gran coleccionista de zapatos?

Hace ya mucho tiempo que dejé esa manía. Creo que fue el día en el que entendí que tenía lo que necesitaba. Esa saciedad te la dan los años. Pienso que con el tiempo, me volví una persona mucho más racional a la hora de elegir qué comprar y sólo consumo lo útil y necesario. Mi diseñador de zapatos por excelencia es Manolo Blahnik. Son eternamente modernos, y siento sin conocerlo, que él ama a las mujeres.

 

05 06 07

 

¿Qué prendas son sus preferidas?

Me despierto muy temprano y mis días son interminables, debido no sólo a mi trabajo, sino a las actividades familiares. Por eso tengo que privilegiar la simpleza. Suelo usar jeans o pantalones de cuero, con una buena camisa de seda y un saco de corte impecable. Eso me ayuda a estar bien tanto en una reunión de colegio de mis hijos como en una entrevista con mis clientas.

Su boutique está ubicada en plena Avenida Alvear, en Recoleta, a media cuadra del Hotel Alvear y al lado de Hermès. “Mi tienda es ‘mi lugar’ para mis clientas y para quien quiera conocernos...”, comenta Evangelina.

Cuando viaja, ¿cuáles son sus lugares predilectos para descansar y pasarlo bien?

Me encantan las grandes ciudades del mundo como Nueva York, París, Londres y Milán. Una ciudad que amo por sobre todas es Roma. Cada vez que voy, me siento dentro de un sueño y me genera la necesidad de pasar siempre que puedo un par de días caminando esas calles de glorias pasadas. De vacaciones en familia, elegimos playas como St. Barth, Maldives y Cerdeña, y cuando vamos a la montaña, optamos por La Parva o Aspen. Nos encanta viajar y perdernos por el mundo.

LA MUJER ARGENTINA

¿Cómo se viste hoy la mujer argentina?

Hay muchas “mujeres argentinas”. Todo es cambio permanente y también hay una fragmentación, como en toda sociedad del mundo, que abre nuevos arquetipos. Ahora bien, creo que hay una idea fanática sobre la juventud eterna y una cosificación de la mujer a fin de definirla como un cuerpo, que hace que se pierdan los misterios, descubriendo demasiada carne y mostrando demasiadas marcas, tatuajes, logos y clichés.

¿La mujer argentina sigue teniendo el glamour que por años la ha caracterizado?

Afortunadamente hay muchas mujeres que prefieren el misterio y hombres que también las eligen. La palabra glamour está tan bastardeada que prefiero hablar de sofisticación a la hora de referirme a la cualidad de “guardar el misterio”. Es el “fuego sagrado” de la feminidad.

¿Cómo ve el futuro de la alta costura en Argentina?

La “alta costura” y el “hecho a medida” funcionan y funcionarán siempre mientras haya gente que lo necesite. Estamos viviendo épocas en la que la diversidad de alternativas está creciendo aquí y en el mundo. Crecen las marcas masivas y la gente empieza a buscar lo diferenciado, lo exclusivo. Aquí es donde está el nuevo refugio de la “alta costura”.

¿Siente que Argentina ha dictado modas?

No veo a mi país como generador de modas, pero sí como replicador de tendencias. Hay un sistema de la moda que, al no tener el soporte de una industria textil desarrollada sostenidamente, aún no ha logrado una identidad.

 

“LA MUJER CHILENA ESTÁ SALIENDO AL MUNDO”

¿Qué opinión tiene de la mujer chilena?

La mujer chilena está saliendo al mundo. Hoy veo a una mujer chilena mucho más animada porque está más informada y esto la hace menos conservadora que aquella que conocí hace 20 años cuando visité por primera vez Santiago. Tengo muchas amigas chilenas viviendo en Santiago, otras en Buenos Aires y algunas por otras ciudades del mundo. Muchas de ellas usan mi ropa y veo ese proceso de crecimiento, de seguridad. Son mujeres muy guapas y con una personalidad fabulosa.

Estuvo en nuestro país presentando su nueva colección.

¿Tiene pensado abrir una tienda en Chile?

Adoro Chile. Hace más de 20 años visité Santiago por primera vez y me enamoré. Admiro de su país, su crecimiento sostenido, sus valores como pueblo y su cultura. Actualmente tengo muchas clientas chilenas que vienen a comprar a mi tienda. Y cada vez que voy a presentar una colección a Chile, son muy bien recibidas. Es por eso que con mi marido empezamos a evaluar la posibilidad de comercializar nuestros diseños en Santiago. Pero siempre pensamos que la mejor manera de hacerlo es con un socio local. Es un proyecto en el que estamos trabajando con mucho entusiasmo.

 

Leer articulo completo