17

nuevos articulos

Jueves, 26 Noviembre 2015
Publicado por

WOODY ALLEN,REGRESO CON GLORIA

El director de cine estrena nuevo filme y alista serie televisiva para Amazon Studios.

En "Irrational Man", su nueva película. el emblemático director neoyorkino vuelve a indagar en la crisis y desventuras del hombre contemporáneo. De paso, deja constancia de su inagotable vitalidad cinematográfica cerca de cumplir los 80 años. Un cineasta sin señales de ocaso.

POR: JAIME AKAMINE

Dato uno: no mira sus películas luego de estrenadas. Dato dos: desechó ofertas para filmar en China y rodajes que lo comprometían estar más de cuatro meses lejos de sus amados santuarios de Manhattan: el Central Park, el café del Hotel Carlyle (donde se presenta algunos lunes con su banda de jazz), la pizzería John, los museos de la Quinta Avenida. Dato tres: a pesar de su carácter esquivo, se ha dado el gusto de conocer a sus héroes fílmicos: Ingmar Bergman (aprovechó la llegada a Broadway de Liv Ullmann, esposa del realizador sueco, para cenar con ambos) y Groucho Marx (“me recordó a mis tíos judíos, esos que hacen chistes en las bodas”, dijo de su ídolo). Dato cuatro: sufre de panofobia, un trastorno que lo lleva a sentir miedo, literalmente, de todo.

Es un hecho que, además de películas, lo que más sobra en la vida de Woody Allen (Brooklyn, 1935) son datos: información dispersa y anecdótica que ayuda a echar luces sobre algunas dimensiones de su errática personalidad. Y no sorprende, pues el director de gafas gruesas, que de niño soñaba con convertirse en farmacéutico, es un rompecabezas. Cientos de menudas piezas que, ante la falta de entrevistas de materia personal, son la mejor respuesta a la curiosidad que despierta su genio.

“Irrational Man” es su nueva cinta y, en ella, ratifica lo que ya se sabía de él: su excepcional pulso narrativo, su dramaturgia existencialista y sus métodos clásicos de producción (filma en 35 mm en una época en la que ya reina el formato digital). Pero, sobre todo, es la confirmación de su desbordante productividad detrás de cámaras. Un dato más: desde “A Midsummer Night’s Sex Comedy”, de 1982, el menudo director ha estrenado por lo menos una película cada año; un ritmo fílmico solo comparable en estos tiempos con el de genuinos ovnis del cine mundial, como el japonés Takashi Miike, el indio Priyadarshan y el alemán Werner Herzog, cada uno con más de veinte realizaciones en los últimos 15 años.

Más que prolífico, Woody Allen es un cineasta tenaz, con un sentido práctico de su oficio. Comparándose con un consumado esteta como Kubrick, que solo filmó 12 cintas en seis décadas de carrera, el neoyorquino comentó a “The Washington Post”: “Él era un gran artista, un tipo obsesionado con los detalles que hacía cien tomas por escena. Yo no soy así. Si estoy en el set y son las seis de la tarde y siento que podría hacer una mejor toma si me quedara, pero el partido de los Knicks comienza a las siete y treinta, entonces digo ‘gracias, eso es todo’. Por eso, a mi equipo y a mis actores les encanta trabajar en mis películas: saben que van a estar de regreso en casa a las seis”.

DECISIONES ACTORALES

La última línea es cierta: toda figura de Hollywood sueña con trabajar a su lado. Sabe que, si todo sale bien y la tendencia se cumple, puede ser el primer paso de un año de galardones a manos llenas. Para eso, hay que pasar antes los procesos de selección del casi octogenario realizador, que suelen ser especiales. Sus castings tardan menos de treinta segundos (corta al actor después de leer un par de líneas) y, cuando está interesado en un nombre en particular, le envía una carta; o como hizo con Cate Blanchett, la llama personalmente por teléfono, demostrando interés, pero le ofrece, claro está, el mismo salario terrenal que el del resto del elenco.

Otras veces, Woody juega al misterioso, como pasó con el genial comediante Louis C.K., a quien envió a su hogar a una enigmática joven con un sobre en sus manos y un escueto mensaje por transmitir: “Debo volver dentro de cuarenta minutos con tu respuesta”. El sobre contenía un extracto del guion de “Blue Jasmine”, con tres escenas del personaje secundario que, al final, interpretaría el creador de la sitcom “Louie”.

Por el contrario, con Emma Stone y Joaquin Phoenix, la pareja protagónica de “Irrational Man”, la negociación fue por un cauce regular. Con la joven estrella no había problema, ya la conocía de “Magic in the Moonlight”, su filme anterior; en cambio, la mala fama de Phoenix lo hacía dudar. Para hacerle cambiar de opinión, su amiga y directora de reparto Juliet Taylor le mostró los últimos trabajos de P.T. Anderson, en los que el actor muestra la “creatura” rabiosa y multifacética que es delante del ojo de la cámara. Entonces, el pequeño director se convenció del inusual talento del intérprete de labio partido y así lo hizo saber a los medios. “Él está lleno de emoción y agonía. Cuando cenamos y dice ‘pásame la sal’, es como la escena de Edipo en la que se arranca los ojos”, señaló en The New York Observer.

Menos sofoclesiano, en la película Phoenix es un profesor de filosofía alcohólico que, luego de hallar trabajo en una universidad, entabla relación con un par de mujeres prohibidas dentro del campus; a la vez que comienza a ceder a la tentación de cometer el asesinato perfecto. Como “Crimes and Misdemeanors” y “Match Point”, “Irrational Man” es una fábula sobre personajes traspasados por sus debilidades, que juegan a ser dioses y quedan atrapados en una encrucijada moral. La cinta ha recibido los mejores elogios y ya se ha estrenado con éxito en algunas salas de la región. Nuestro país está en compás de espera.

Manuel Yáñez Murillo, crítico de la revista española Fotogramas, escribió: “La cinta no se hunde en la espesura existencialista, sino que exprime con alegría una risueña amoralidad (...). Parece encaminada hacia una monotonía dramática, pero entonces acontece un giro que sitúa al espectador ante la tesitura de tener que empatizar con un tipo irredimible”.

Captura de pantalla 2015-11-26 a las 16.11.30

DEBUT SERIAL

La atención de Woody Allen no ha estado abocada solo a la promoción de sus cintas. En los últimos meses, mucho se ha comentado sobre la serie que viene haciendo para Amazon. Sin embargo, en plena época de oro de la televisión y de las series en general, su conversión no tiene por qué sonar descabellada, sobre todo cuando se han filtrado, de su propia boca, las generosas condiciones del gigante del streaming. “Vinieron a mí pidiéndome que hiciera lo que se me antojara. Podía ser algo en blanco y negro, grabarse en París o California; podía tratarse de una familia o de nada, ser una comedia o un drama. Incluso, dijeron que no tenían que saber nada, solo que había que entregarles seis horas y media de serie a cambio de una paga que era muchísimo dinero. Entonces me dije ‘¿por qué no?’. ¿Qué tenía que perder?”, contó al portal Deadline.

Lo que sí resulta curioso (y temible) es que el director merecedor de cuatro Premios Oscar y del Príncipe de Asturias de 2002 desconozca por completo el universo de las series. “Nunca vi ‘Los Soprano’ o ‘Mad Men’. Estoy fuera cada noche y, cuando llego a casa, prefiero sentarme a ver un juego de béisbol o de básquet”, aseguró. Esta voluntaria omisión hace que se multipliquen las expectativas sobre este nuevo proyecto del que no se sabe nada, excepto que se lanzará el próximo año.

Pero como, al parecer, su energía es interminable, en la actualidad, el entrañable realizador también está filmando una nueva película con Blake Lively, Kristen Stewart, Jesse Eisenberg y Steve Carrell en el reparto. Está seguro de continuar con esta ajetreada carga laboral por algún tiempo más, hasta que el público, y sus inversionistas y productores lo dejen solo. “Uno pasa varios meses escribiendo, filmando y editando la película, y eso no es divertido. ¿Por qué lo hago? Porque es divertido para mí. Estoy en contacto con mujeres hermosas y hombres encantadores, y directores de arte, el vestuario y la música de Cole Porter... Es una maravillosa manera de ganarse la vida”, afirmó. Queda claro que Woody Allen está de vuelta. Y sobran razones para confiar en que su vasto legado crecerá aún más.

DECONSTRUYENDO A WOODY ALLEN

Captura de pantalla 2015-11-26 a las 16.11.37

Documentales realizados sobre la vida y genio del director:

A mediados de los 80, el gran Jean-Luc Godard entrevistó a Allen para profundizar en aspectos temáticos de sus películas y en la forma que tenía de ver el cine. Producto de esa charla nació “Meetin’ WA”, un corto documental dirigido por el francés. Se puede ver en este enlace: http://tinyurl.com/3y5avk8.

Un documental más reciente es “Woody Allen: A Documentary” (2012), realizado por Robert B. Weide. Se trata de un retrato cálido y entretenido del cineasta, quien se anima no solo a ser entrevistado, sino a recorrer las calles de su natal Brooklyn mientras lanza una y mil anécdotas sobre su vida y su carrera. Básico para fans. 

Captura de pantalla 2015-11-26 a las 16.11.55

Leer articulo completo